miércoles, enero 18, 2006

La Celestina, de Fernando de Rojas



1.La Celestina
La Celestina se publica en 1499, sin el nombre del autor, que viene incluido en unos versos acrósticos cuya inicial forma parte del nombre: Fernando de Rojas. Se trata de una obra que no pertenece a un género muy común: es una comedia humanística o una novela dialogada, pero no una obra teatral porque, como hemos visto, para representarla se necesitarían más de nueve horas.
La técnica dramática no es externa al diálogo, sino que está implícito en él.
Hay también descripciones. Conocemos por ella el aspecto físico de la Celestina y otros personajes, así como descripciones del jardín donde tienen lugar los encuentros de los amantes o del 'laboratorio' de magia de la Celestina.
La novedad reside en que la sensatez y el sentido realista y práctico de la vida están en los personajes de clase
baja. Ellos ironizan sobre la estupidez de los señores (caso de el criado de Calisto en la escena que leímos en clase).
La acción es paralela: por un lado, la historia de Calisto y Melibea. Por otro, la historia de celestina y los criados. La deuda que ella contrae con ellos y que no paga, su asesinato, la muerte de los criados...todo ello mucho más interesante que la historia más o menos tópica de los amantes. El suicidio final de la protagonista está dentro de la cultura clásica (Dido suicidándose tras la partida de Eneas en la Eneida de Virgilio, por cierto, no dejéis de oír esta hermosa aria, una de las más bellas jamás escritas).
la educación liberal y proto-burguesa de Malibea choca con la anticuada y cursi de Calisto. La inutilidad de su clase ( de caballero) ya es evidente en esta época. Calisto no sabe hacer nada: es un ser inútil, ni siquiera sabe conquistar a Melibea, porque rompe las normas del amor cortés al abordarla tan groseramente en el primer acto.
Pero ella debe ser 'hechizada' para caer enamorada de él. Esta es una historia tópica, que está escrita mil veces antes en las novelas pastoriles, por ejemplo (como La Diana de Montemayor) . Pero la historia de la celestina es original, original en el tratamiento que otorga igualdad de protagonismo a los personas de clase baja, la alcahueta y los criados y las prostitutas que trabajan para la celestina. Sin que esto haga de la obra una comedia. En la literatura anterior, los criados son siempre cómicos, no trágicos como lo son en esta obra. Por ello se le da el subtítulo de Tragicomedia.
Por otra parte, la utilización del tiempo es muy moderna. Hay multitud de referencias sobre la brevedad del tiempo y la rapidez de los acontecimientos de la vida. Se ha dicho incluso que los personajes de esta obra no piensan en la otra vida (otro punto original, la religión está ausente). Melibea se suicida, pero no le importa el castigo eterno que esto conlleva en su cultura judeocristiana. Este punto se ha relacionado con la acusación inquisitorial que se le hizo al suegro del bachiller en leyes Fernando de Rojas por no creer en la vida eterna.
En la primera versión ( comedia) todo sucede en tres días. En la segunda (de cinco actos más), se alarga el tiempo a un mes y se incluyen los encuentros de los enamorados. Aquí todo cambia: se da una dimensión de tiempo psicológico (acto 10), cuando Melibea y celestina hablan. Y hay un tiempo implícito o elisión de tiempo, cuando se han desarrollado hechos que nosotros no hemos sabido o visto.