domingo, diciembre 11, 2005

Los juglares medievales



Los juglares son personajes con una situación profesonal estable para la época. Su trabajo es remunerado al terminar la representación. Se tiene noticia de juglares con posesiones. Su vida es itinerante, excepto en los más crudos inviernos, en que vuelven a casa o a una corte a buscar refugio.
Los juglares, para entretener a su público se hacían acompañar de animales: o viajaban con saltimbanquis. Los hay que lanzan cuchillos, los que se disfrazan, los que cortan el pelo. También hay alguna que otra juglaresa o soldadera (que es sinónimo de prostituta).

La función del juglar

Realiza representaciones, organiza bailes, canta y recita canciones o historias tradicionales, toca intrumentos...
El repertorio de un juglar consta de cancioncillas tradicionales (romances), cantares épicos cultos (Poema de Mio Cid o Cantar de los Infantes de Lara), o alguna Vida de Santos ( Las vidas de Santo Domingo de Silos o de Santa Oria), sobre todo a partir del siglo XIII. Los juglares conocían también canciones provenzales (francesas) o Cantigas galaico-portuguesas (a través del Camino de Santiago que con frecuencia recorrían en busca de mayores audiencias).

El trovador compone y escribe, y crea, mientras el juglar solamente acompaña, representa lo que escribe el trovador.
Alfonso el Sabio dirá en sus Partidas que los cortesanos deben hacer recitar los cantares de gesta porque son moralmente recomendables y porque incitan a los ejércitos para la lucha y los convierte en más valerosos.

Parte de la Épica en Europa está en decadencia mientras que en España florece. En Europa se crea la ideología del amor cortés que llevará la literatura a la poesía amorosa de Dante y Petrarca, mientras que aquí sigue vigente el ideal de la épica.