lunes, noviembre 14, 2005

La poesía galaico-portuguesa



El galaico-portugués es el nombre con el que se designa la fase medieval de la lengua gallega y/o la portuguesa. Lengua romance, hablada durante la Edad Media en toda la franja occidental de la Península Ibérica, procedía del latín. Se extendía, al principio, desde el mar Cantábrico hasta el río Duero. En Portugal es frecuente el uso de "portugués medieval" o galaico-portugués indistintamente para designar este estadio histórico.

El galaicoportugués tuvo especial relevancia cultural y de esto da buena prueba la literatura que produjo. Las tres recopilaciones líricas medievales galaicoportuguesas son:

Cancionero de Ajuda
Cancionero de la Biblioteca Vaticana
Cancionero Colocci-Brancuti

El rey Alfonso X el Sabio, de Castilla, compuso sus Cantigas de Santa Maria y varias cantigas de Escarnio e Maldizer en galaico-portugués.



El rey portugués Dionís, nieto de Lafonso el Sabio también escribió sus Cantigas y declaró al portugués como idioma oficial de la administración del reino en 1290 (hasta entonces el latín era el idioma oficial).

Algunos poetas destacados fueron: Bernardo de Bonaval, Arias Nunes, Pedro da Ponte, Pero Amigo y Martín Codax.

El portugués medieval tuvo su máxima importancia en la Península desde finales del siglo XII hasta mediados del siglo XIV. Hacia el 1400 el galaicoportugués fue, para algunos autores, perdiendo su unidad fruto de la división de su territorio lingüístico entre dos estados distintos (el reino de Portugal y el reino de Galicia-Castilla-León).

De lírica galaico-portuguesa se conservan 2100 poemas, escritos durante los siglos XII y XIV, pertenecientes a las cortes de Portugal (durante aquellos siglos, intimamente ligada a las españolas), León, Castilla y Aragón, escritos en lengua romance galaico-portuguesa, que era la que mejor se adaptaba a la poesía lírica trovadoresca, ya que el romance castellano se encontraba en pañales, aunque pronto llegaría su época de gran esplendor.

De esas 2100 canciones, cuatrocientas pertenecen al corpus de las Cantigas de Santa María o de Alfonso X el sabio, el resto son de temática profana, y se reparten entre dos grandes géneros temáticos: el amatorio y el satírico.
En el primer grupo se hallan las Cantigas de amor y las Cantigas de amigo; y en el segundo las de escarnio y de maldecir.