domingo, octubre 09, 2005

Lenguas en extinción


Como hemos visto, la lengua que se habla y en la que se piensa el mundo es nuestro mundo.
Cojo prestado este fragmento del blog de un amigo muy apreciado, que creo que os hará pensar:

"En 1492, en el prólogo a la primera gramática castellana, el humanista Antonio de Nebrija advertía que siempre la lengua fue compañera del imperio. Mientras que muchas lenguas desaparecen, otras invaden, conquistan tierras y se instalan. Pensemos en el griego, el latín, el árabe, el inglés, el francés, el protugués, el ruso: las grandes lenguas siempre han ocupado territorios a la par de los ejércitos y el comercio. Escribimos en lenguas invasoras y escribir es sobrevivir. No es exagerado afirmar que una lengua sin Estado es una lengua en peligro.
Pero la unificación política de regiones, las invasiones y epidemias, las grandes migraciones y el colonialismo son algunas otras causas de la extinción de voces. Además del poderío económico y militar de una nación, hoy día el número de publicaciones son variables tan importantes para medir la fuerza de un idioma, como cuántos lo hablan.
Según la Unesco, que en 2001 publicó el 'Atlas de las lenguas en peligro de extinción', más del 50% están hoy en riesgo y el 96% son habladas sólo por el 4% de la población mundial".

Daniel Scarfo (Revista Ñ .59 - 13.11.04)



Si alguien está interesado en este tema, puede consultar "Lingüística y colonialismo". Breve tratado de glotofagia de Calvet, Louis-Jean,2005
Colección: Lengua y estudios literarios, ed Fondo de Cultura Económica.

En 'Lingüística y colonialismo' Louis-Jean Calvet se propuso mostrar de qué modo el estudio de las lenguas estableció cierta visión de las comunidades lingüísticas y de sus relaciones, y cómo pudo utilizarse esa visión para justificar la empresa colonial. Esto le valió ser encasillado como el denunciante de la "glotofagia"; sin embargo, la notable riqueza de esta obra lo ubica como un teórico fundamental de la sociolingüística.
Durante mucho tiempo la lingüística fue utilizada para negar la lengua de los otros pueblos. Dicha negación constituía, junto con otras, el basamento ideológico de la "superioridad" del Occidente cristiano sobre los pueblos exóticos que había que doblegar. Ese fenómeno no desapareció con el proceso de "descolonización" sino que se continúa verificando en diversos comportamientos. En la primera parte de esta obra se hace un seguimiento del abordaje de lenguas y lenguaje desde el Renacimiento hasta los fenómenos imperialistas de expansión contemporáneos, y se describe el avance de la opresión de un pueblo sobre otro a través de los avatares de las lenguas habladas por ellos. En la segunda parte, el conjunto de propuestas teóricas se aplica a casos específicos.
Los problemas fundamentales de los que se ocupa 'Lingüística y colonialismo' son: ¿cuál es el estatuto de la lengua dentro de la opresión colonial y neocolonial? y ¿qué actuación hay que reservarle en la lucha por la liberación nacional? Calvet intenta demostrar que la lingüística ha estado al servicio del colonialismo, y su propuesta es que debería y podría luchar contra el neocolonialismo, es decir, por el derecho del hombre a una existencia en el centro de su cultura.